Historia de los judíos en Letonia

Sinagoga de riga letonia

 

HISTORIA DE LOS JUDÍOS EN LETONIA

Los primeros asentamientos judíos aparecieron en el mapa de Kurzeme (Curlandia) a finales del siglo XVI. La primera comunidad judía se formó en 1571 en Piltene, donde se les permitió a los judíos comprar propiedades y construir viviendas y casas de oración.

Los judíos se asentaron por primera vez en Riga en el siglo XVII y, aunque fueron expulsados de la ciudad en 1742, pocas décadas después volvían a vivir allí.

En el siglo XIX, unos 23.000 judíos vivían en Curlandia pero Riga era el centro político y cultural de los judíos letones: tenía escuelas judías en lengua hebrea, yiddish, rusa o alemana; había seminarios para profesores de guardería, una academia rabínica, una “universidad popular”, un teatro, numerosos hospitales, instituciones de asistencia y tres diarios yiddish, además de numerosas publicaciones periódicas en diferentes lenguas.

La Primera Guerra Mundial tuvo un impacto catastrófico sobre los judíos de Letonia. De acuerdo a las órdenes del mando militar ruso, decenas de miles de judíos fueron deportados a provincias del interior del Imperio Ruso en 1915, bajo la sospecha de espionaje a favor de Alemania. Unos 75.000 judíos se convirtieron en refugiados. La mayoría de ellos se establecieron en Rusia. Menos de la mitad de ellos regresó a su tierra natal después de la guerra.

En 1935, la población judía de Riga era de 43.000 personas, aproximadamente la mitad del total de judíos de Letonia, y el 11% de la población total de la ciudad.

Alemania ocupó Letonia al comienzo de la invasión a la Unión Soviética. Para esa época vivían en ese país unos 70.000 judíos.

El 1 de julio de 1941, las tropas alemanas ocuparon Riga. Miles de judíos, entre ellos soldados que servían en el Ejército Rojo, intentaron huir de la ciudad cuando estaba siendo evacuada, pero otros muchos judíos de otras zonas que habían encontrado refugio en Riga quedaron atrapados.

El mismo día de la ocupación, unidades de voluntarios letones comenzaron a arrestar a hombres judíos por miles, que fueron encarcelados en las prisiones de Centralka y Terminka, en cuarteles de policía y en celdas del cuartel general de Perkonkrust (Cruz de Truenos), la organización fascista letona. Los presos fueron asesinados en los bosques cercanos, pero no se sabe el número exacto de los mismos. En el momento de iniciarse el prógrom, los judíos fueron obligados a realizar trabajos forzosos, quedaron sujetos a asaltos, violaciones, quedaron fuera de los canales de distribución de alimentos y se les negó el tratamiento en los hospitales.

Hay más de 200 sitios en Letonia donde se llevaron a cabo las ejecuciones en masa de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Más de 70.000 Judíos de Letonia, así como judíos deportados de Alemania, Austria, Checoslovaquia, Hungría y otros países europeos fueron exterminados aquí.

Solamente 14.000 miembros de la comunidad judía de Letonia sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial. Judíos de otras regiones de la Unión Soviética fueron reubicados en la posguerra en Letonia y en 1959, su población judía aumentó a más de 36.000 personas. Letonia se convirtió en uno de los centros sionistas, y de los movimientos nacionales judíos disidentes en la Unión Soviética.

En 1962 se erigieron memoriales a las víctimas de Rumbula (la zona de ejecuciones) y la as víctimas del bosque de Bikernek, en 2001. El 31 de octubre de 1967 fue inaugurado el Parque Memorial de Salaspils. También se erigió un memorial en Kaiserswald, el 29 de junio de 2005.

En 2005 se estimaba que había unos 9.000 judíos en Riga, de una población total de 800.000 personas.

 

About Author

client-photo-1
Alain Grunberg

Comments

Deja un comentario