La leyenda del Viejo Tomas en Tallinn

Veleta del viejo tomas en Tallinn

 

LA LEYENDA DEL VIEJO TOMAS

Antiguamente en la ciudad de Tallinn, cada primavera se celebraba un concurso de tiro con arco, para ver quién podía derribar de un solo disparo un papagayo de madera situado en un alto poste. Era una tradición anual muy seria, reservada exclusivamente para los hombres de familias nobles. Un año, por lo que dice la leyenda, ninguno de los participantes fue capaz de alcanzar el objetivo y darle al papagayo. Entonces, un joven muchacho valiente llamado Tomas se encontraba entre la multitud. Este joven muchacho se convertirá en un famoso ciudadano de la capital de Estonia para muchísimos años hasta hoy en día.

Era de una familia muy pobre, pero había aprendido a tirar con arco desde una edad temprana y era un arquero de primera categoría. Animado por sus amigos, lanzó la flecha apuntando al pájaro de madera. Le dio al papagayo y se metió en problemas. Pero en lugar de ser castigado, el joven Tomas fue hecho guardia aprendiz. Se convirtió en soldado experto, realizó muchos actos heroicos durante la Guerra de Livonia.  Sirvió en el ejercito hasta envejecerse. Años más tarde los habitantes de la ciudad se dieron cuenta de que la veleta del Ayuntamiento, que tiene forma de un soldado con un gran bigote, se parecía mucho a este heroico soldado. Comenzaron a llamarla “Viejo Tomas” en su honor. Hoy en día el Viejo Tomas, como veleta y como leyenda, es un famoso símbolo muy querido de Tallin.

 

BALTICAS, agencia de viajes y tour operador especialista de los países bálticos, ofrece numerosas visitas  y circuitos donde podrán descubrir la ciudad de Tallinn con la veleta del Viejo Tomas, por supuesto. Sin embargo, no dude en contactarnos para la elaboración de un tour a medida o para cualquier tipo de información adicional que le haga falta.

About Author

client-photo-1
Alain Grunberg

Comments

17 February 2017
Hace años que viajo a Tallinn por motivos profesionales y es una ciudad que me encanta. Siempre que puedo aprovecho el poco tiempo libre que tengo para pasearme en la parte antigua. No había oído hablar de esta leyenda pero seguro que me la recuerdo la próxima vez que me paso por la Iglesia San Olaf.

Deja un comentario